muros verdes
Los muros verdes ayudan a reducir la temperatura del aire, disminuyendo el consumo de energía destinado al enfriamiento de espacios.

Las paredes verdes proporcionan una capa adicional de aislamiento exterior y por lo tanto limitan las fluctuaciones térmicas y protegen acabados exteriores y mampostería de la radiación UV y la lluvia .
Edificios que cuentan y promueven el acceso a la vegetación han sido documentados por tener un impacto en la salud humana positiva mayor que los que no.